Seleccione un buscador ×

Ortodoncia

Hay 18 productos.
Mostrando 1 - 18 de 18 productos

La ciencia que tiene como finalidad realizar la prevención, identificación y resolución de las alteraciones de los dientes por medio de la instalación de fuerzas diversas y de aparatos fijos o removibles es la ortodoncia.

Los aparatos ortodónticos pueden ser utilizados para restaurar la posición o maloclusiones de los dientes, en personas de cualquier edad, aunque es importante mencionar que los mejores resultados se dan en los niños que poseen los dientes temporales.

Durante la etapa de la niñez es posible identificar algunas anomalías patológicas que pueden corregirse de una manera más fácil con aparatos que sean removibles, generando que luego sea más fácil la corrección con aparatos fijos.

Ortodoncia

Indicaciones para la Ortodoncia

Se recomienda que cuando el niño tenga siete años de edad puede realizar la primera visita al ortodoncista, aunque existe ciertos problemas que deben ser tratados a edades más tempranas.

Es importante mencionar que, dependiendo del tipo de tratamiento a realizarse, la edad del paciente y de la complejidad del mismo, se estima que un tratamiento de ortodoncia pueda durar aproximadamente entre 12 y 36 meses.

En la actualidad se realizan este tipo de tratamientos en adultos. De igual manera pueden ser realizados utilizando aparatos fijos o removibles, dependiendo del problema que se necesite solucionar.

Estos aparatos se fabrican con elementos que pueden ser metálicos o transparentes, estos últimos están pensados para obtener una mejor calidad estética y que al adulto no le imposibilite el normal desempeño de su vida cotidiana.

Alteraciones que corrige la Ortodoncia

Algunas personas tienen la creencia de que la ortodoncia no tiene otra finalidad que la de mover los dientes sólo para generar una mejora estética y nada más alejado de la realidad ya que este tratamiento puede mejorar muchos trastornos funcionales del sistema oronasal.

También, puede ayudar a prevenir y tratar la mala posición dentaria y las desarmonías de la cara, entre otras alteraciones se encuentran:

  • Malposición dentaria: se acude a la ortodoncia en el momento en que la corona de un diente está desplazada gravemente de su posición pertinente.
  • Incisivos con mal ángulo: se colocan dispositivos fijos que ayudan a corregir el ángulo de los incisivos superiores, inferiores y ambos, todos juntos.
  • Pérdida prematura de dientes de leche: en el momento en que se pierde un molar es viable que se requiera situar un ‘mantenedor de espacio’ para que el diente nuevo tenga su sitio retenido.
  • Sobremordida: los dientes anteriores de la arcada superior exceden la mordida más de la mitad de la altura de los dientes inferiores, este es un problema de maloclusión de tipo II, que puede solucionarse en cierta forma con la ortodoncia.

Cuando esta modificación es resultado de problemas del esqueleto, debe encauzarse durante la infancia y la adolescencia, porque en la edad adulta, los brackets modificarán sólo parcialmente la posición del maxilar.

  • Submordida: los dientes inferiores se alargan de forma exagerada hacia delante o bien los superiores se retraen muy hacia atrás o se adelanta la mandíbula de abajo.

Es posible la corrección con un expansor que se establece en la mandíbula superior para extenderla y se ensancha a medida que crece la mandíbula.

En algunas oportunidades se emplea una máscara facial anti prognatismo alrededor de la cabeza para aplicar una fuerza en la mandíbula inferior que la va reubicando en su sitio.

  • Mordida cruzada: uno o varios de los dientes de la arcada superior se ubican por detrás de los inferiores al morder, es sencilla su corrección en niños gracias a un expansor fijado sobre el paladar.

Este se va ensanchado progresivamente todos los días con una llave hasta que el hueso se quede fijo. En los adultos, puede ser obligatorio asistir este tipo de ortodoncia con una cirugía correctora.

  • Mordida abierta: cuando los dientes superiores e inferiores no se ocultan y se genera un hueco entre ellos al realizar la mordida, se puede utilizar un expansor en los niños como medida de prevención.

También se pueden utilizar aparatos y brackets en adolescentes, pero es posible la necesidad de recurrir a la cirugía en el caso de los adultos.

  • Dientes rotados: la ortodoncia consigue hacer movimientos de volteo para ubicar el diente de manera precisa.
  • Línea media desplazada: se emplear los brackets para armonizar la línea media de los dientes superiores con la línea media de los inferiores.
  • Espacio excesivo entre los dientes: los aparatos de ortodoncia fijos logran cerrar los espacios moviendo en bloque todo el diente incluyendo tanto la corona como la raíz.
  • Apiñamiento de los dientes: este es un procedimiento más estético, en el cual es viable el uso de la ortodoncia con el fin de situar los dientes o dar a la forma de la cara una posición más normal.
  • Problemas con el habla: estos dispositivos pueden solucionar problemas con el habla, es decir, la dificultad para pronunciar ciertos fonemas correctamente, ocasionados por proyección de la mandíbula, mordida abierta, abombamiento de los incisivos de la parte de arriba, sobremordida de lado, eliminación de molares superiores.
  • Respiración por la boca: una placa vestibular que imposibilite al paciente realizar la respiración por la boca puede resultar de gran ayuda en el tratamiento, esto lo va a determinar un otorrinolaringólogo para estos casos.
  • Apnea del sueño: existen algunas oportunidades en las que este trastorno es fruto de una alteración de la oclusión cuando el desarrollo de la mandíbula inferior no ha sido normal, por lo que el uso de la ortodoncia para arreglar la mordida puede ayudar en este trastorno.
  • Problemas de articulación de la mandíbula: en ocasiones puede resultar útil el uso de protectores bucales o de la mordida, también conocidos como férulas o aparatos.

Su efectividad varía mucho entre los pacientes aquejados de trastornos de los músculos y la articulación, los cuales afectan a las articulaciones y los músculos de la masticación que conectan la mandíbula inferior al cráneo.

Sus síntomas son dificultad o molestia al morder o masticar; chasquido o chirrido al abrir o cerrar la boca; dolor facial sordo en la cara; dolores de cabeza y oído o sensibilidad o bloqueo de la mandíbula.

 Filtro ×
Categorías
Marcas

Opiniones

Valoración media de nuestros clientes
4.8 sobre 5
Muy encantado de.todo

Categoría : Ortodoncia

4.3 / 5

Basado sobre 16 opinion(es)

Acepto

Esta tienda utiliza cookies y otras tecnologías, si sigue navegando, entendemos que acepta su utilización. Más información sobre las cookies aquí