Por fin has cogido el tono de bronceado que deseabas, ideal para resaltar con tu ropa veraniega y sobre todo, para matar de envidia a tus amistades. Pero, ¿cómo puedes hacer para alargar ese divino bronceado el máximo tiempo posible?. A continuación te contamos unos truquitos infalibles:

  •  Hidratación – Aplica abundante crema corporal, día y noche. Además, bebe mucho líquido, preferiblemente sin gas carbónico ni azúcares añadidos. Prescinde del alcohol y el tabaco, malos amigos de la piel sana y lustrosa.
  •  Alimentación dirigida – hasta que te desaparezca el bronceado, abusa de productos ricos en betacarotenos y vitaminas C y E, en otras palabras, las frutas y verduras naranjas y rojas que favorecen la abundancia de melanina en tu piel (que al reaccionar con el sol te da ese estupendo bronceado).

  • Continúa aplicando cremas solares – como mínimo, del mismo o mayor factor de protección. De lo contrario podrían aparecer quemaduras o manchas en la piel, tan antiestéticas como peligrosas. Tampoco prescindas de after sun para después del sol ni de acondicionadores protectores del cabello.
  •  Exfolia – hay quién cree que al exfoliar ayudamos a perder el bronceado y lo cierto es que todo lo contrario, ya que al retirar las células muertas que aportan un toque mate a la piel morena, ayuda a la creación de células nuevas que con tus cuidados contra los dañinos rayos solares, se broncearán igualmente prolongando la vida de tu bronceado. Aplica luego aloe vera o aceite de rosa mosqueta, ambos regeneradores naturales. En la imagen, Marilyn Monroe, exfoliando su cutis.

  •  Acude a los autobronceadores naturales – antes de exfoliar y, con la piel perfectamente hidratada, aplica un autobronceador natural. Opta por los que se basan en dihidroxiacetona (DHA), obtenido a partir de las cañas de azúcar (¿qué crees tú que le aporta su tono al llamado azúcar moreno?).
  •  Toma alimentos ricos en tirosina – tales como la leche de almendras (en la imagen), almendras naturales, aguacate, soja, clara de huevo, … El aguacate, aplicado sobre el rostro a modo de mascarilla deja la piel brillante al restaurar su capa lipídica natural.
  •   Usa aceite de ducha, en lugar de jabón – al ser untuoso te ayudará a prolongar el sano aspecto de la piel, en lugar de resecarla. Antes de secar la piel con la toalla, añade una capa de aceite de almendras (o incluso de oliva) a tu cuerpo. Ayudará a que tu piel esté más hidratada.
  •  Dí sí al omega-3 y a las uvas – presente en pescados como la caballa o el atún y en el aceite de oliva y en el germen de trigo. El omega-3 contribuye al buen aspecto de la piel y que esta resista más bajo el sol sin estropearse. Por su parte las uvas, con fama de engordar por su contenido en azúcar, es muy rica en antioxidantes.
  •  Maquillaje ideal para el moreno –Para disimular las marcas (el odiado efecto “mapache” o “antifaz” de las gafas de sol), usa polvos compactos levemente más claros que la piel de tu rostro, creando un tránsito natural del blanco de tus párpados a tus morenos pómulos. Durante tu bronceado, no apliques bases de maquillaje pues apagan la piel. Mejor realza su brillo y tono aplicando pinceladas estratégicas de colorete en nariz, pómulos, mentón y frente.
Valora este contenido
[Total: 0 Average: 0]
| Web | + posts

Farmacéutico, Diplomado en Sanidad, Licenciado en Universidad de Salamanca en 2004, Diplomado en sanidad 2012, Especialista en farmacia comunitaria. Titular de la Farmacia LE-234-F situada en Palanquinos - Leon.

Send this to a friend