Cada vez parece haber un mayor interés por cuánto nos rodea, especialmente en lo relativo a los contaminantes. Ese interés ha generado que cada vez sean más las personas que miren preocupadas la lista de ingredientes de sus productos de higiene que utilizan a diario y que aunque para ellos sea un auténtico galimatías, cada vez hay más estudios que tratan de llamar nuestra atención hacia productos que pueden ser perjudiciales para nuestra salud por suponer cierta toxicidad e incluso poder generar algún tipo de cáncer.

Pues bien, hoy vamos a enseñarte a “descifrar” los ingredientes de estos productos para que conozcas exactamente qué estas echando a tu piel. Sin más dilación, comencemos.

Es posible que te sorprenda encontrar gran cantidad de las sustancias dañinas que vamos a mencionar, en marcas de fama internacional, esto es porque a pesar de saberse nocivas, los laboratorios se defienden afirmando que su concentración es baja. Sin embargo si consideramos que las aplicamos a diario o dos veces a la semana y que se absorben a través de la piel llegando a la sangre, su toxicidad se resalta por no mencionar la peligrosa mezcla de estos compuestos y sus efectos en el organismo, algo que poco ha interesado analizar pues muchísimas cremas, desodorantes, geles de baño, cremas solares y mascarillas deberían retirarse del mercado, con la consiguiente pérdida de dichas ganancias para las empresas cosméticas.

1. Oxibenzona y retinol palmitato – son las dos sustancias más peligrosas encontradas en los cosméticos ya que el primero es un disruptor hormonal (y por tanto puede desencadenar un cáncer de mama) mientras el segundo es un derivado de la vitamina A que igualmente induce a desarrollar cáncer de piel.

2. Derivados del petróleo – usados como antibacterianos y aceites, ya que producen falsa sensación de hidratación al crear una capa impermeable sobre la piel que impide la correcta respiración de las células y desecho de impurezas. Generan acné e irritaciones y deja la piel más seca al dejar de usarse. Abundante en sustancias para el cabello, cremas, pasta de dientes, desodorantes, after shave (después del afeitado), aceites para bebés. Se mencionan como: paraffinum, mineral oil, aceites minerales o petrolatum.

3. Parabenes – fungicidas y antibacterianos, alargan la vida del producto. Acarrean trastornos hormonales favoreciendo determinado crecimiento tumoral asociado a estrógenos, como el cáncer de mama. Abundante en el 70 % de cosméticos y enguajes. Aparecen: con la terminación –paraben (por ejemplo butylparaben). Evitar fundamentalmente el butylparaben  y propylparaben.

4. Ftalatos o phthalate en inglés – disolventes y suavizantes presentes en acondicionadores del pelo, esmaltes de uñas, perfumes, suavizantes de la ropa, cremas y desodorantes, … En USA algunos de ellos están prohibidos usar en juguetes pues se cree que crean alteraciones en los genitales masculinos de los bebés. Sin embargo, aparecen en cosméticos sin ningún control. Se mencionan como: BBP4, DBP, DEHP, DIDP, DINP, Diethyl Phathalate, DNOP.

5. Agentes detergentes – aunque en principio su nocividad se limita a atacar la capa lipídica natural de nuestra piel, existe uno que debe evitarse ya que se absorbe y acumula en tejidos del corazón, ojos y cerebro, es el Sodium Lauryl Sulfate. En animales, retarda el crecimiento del pelo y genera pigmentaciones anómalas. Evita sus sucedáneos (Ammonium Laurel Sulfate, Sodium Myreth Sulfate, Disodium Laurel Sulfosuccinate).

A evitar también la base detergente DEA (diethanolamine o dietanolamina). En Análisis de laboratorios se probó la relación entre su exposición tópica a esta sustancia y el desarrollo de cáncer de riñón y de hígado en ratones.

6. “PEGs” o emulsionantes – su nocividad se limita a atacar la capa lipídica natural de nuestra piel, dejándola expuesta a las sustancias tóxicas de los cosméticos que se absorben sin mayor problema. Por eso no está permitido contener más de 4 de estos productos, identificados en las etiquetas por “PEG” seguidas del número de su peso molecular, por la terminación “eth” o bien polythetylene, hidroxyporpyl.

7. Triclosán y octifenol – estudios de laboratorio han demostrado que la exposición a estos antibacterianos favorece el desarrollo de cáncer de mama humano.

8. Aromas artificiales – algunas de ellas irritan la piel (bromocinnamal), generan alergias, toses, dolores de cabeza y manchas en la piel. La acetil hexametil actúa sobre nuestro sistema nervioso.

9. Talco y aluminio – a pesar de ser usado por nuestras madres y abuelas como cosmético y antitranspirantes (desodorantes), son muchos los que consideran que el talco es tan nocivo como los asbestos (asociados a cáncer de pulmón) desaconsejando su uso en bebés, al menos. El aluminio además puede acarrear alzheimer. Aparece como Aluminium … (seguido de otro elemento).

10. EDTA – Muy común, se asocia a metales pesados permaneciendo en nuestro organismo siendo muy difícil de eliminar. Aparece como: EDTA.

11. Formaldehídos – muy eficaz contra el moho y hongos, de uso amplio al ser muy barato. Muy cancerígeno por inhalación, su contacto acarrea dolores musculares, de pecho, irritaciones dérmicas, alergias y malformación en el feto. Aparece como: imidazolidinyl urea, diazolidinyl urea, las letras DM (ejemplo, DMDM hydantoin).

Valora este contenido
[Total: 0 Average: 0]
| Web | + posts

Farmacéutico, Diplomado en Sanidad, Licenciado en Universidad de Salamanca en 2004, Diplomado en sanidad 2012, Especialista en farmacia comunitaria. Titular de la Farmacia LE-234-F situada en Palanquinos - Leon.

Send this to a friend